Biokovo

Biokovo

El monte con la raíz en el mar y la frente en las nubes

En ningún otro lugar la gigantesca cordillera de los Dinárides se acerca tanto al mar ni crea una imagen tan impresionante y seductora como en la costa de Makarska. La vista desde el mar a la imponente muralla de Biokovo, con sus peñascos, barrancos, grietas y torres, es emblemática de esta parte de la costa y es una estampa  obligada en todas las postales de la costa de Makarska. La impresión no es menos impactante desde el otro lado, gracias a las vistas que desde los picos y peñascos escarpados se abren al mar azul y a la estrecha franja verde que se extiende justo debajo, a lo largo de la orilla.

Biokovo
Alan Čaplar

El piedemonte de la parte central del Biokovo consiste de un llano levemente inclinado, fértil y verde, que sube hasta unos 300 metros sobre el nivel del mar. Sobre esta franja verde se elevan rocas de mil metros de altura que guardan la costa de Makarska cual una muralla imponente. Encima de la franja de rocas se extiende una peculiar meseta ondulada, de cuatro kilómetros de ancho, con el típico relieve kárstico, cumbres altas y numerosos hondones de diferente profundidad. Gracias a sus formas especiales, significado y biodiversidad, el Biokovo ha sido declarado parque natural.

 

La manera más fácil de conocer la flora del Biokovo es visitando el jardín botánico Kotišina, situado en las estribaciones litorales de la montaña, a una altura de entre 350 y 500 metros sobre el nivel del mar. A tan sólo tres kilómetros de Makarska, al jardín se puede llegar tanto en coche como a pie, en éste caso en tres cuartos de hora de marcha desde el centro de Makarska. La parte noroeste del Biokovo, alrededor de la cima Sveti Ilija, destaca por su singular aspecto y difícil acceso. Esta parte de la montaña, a diferencia de la parte central, tiene la forma de un acantilado pronunciado, con las cumbres Kuranik (1550 m), Sveti Ilija (1642 m) y Šćirovac (1619 m) que, debido a su ubicación y altura, son los puntos menos accesibles de Croacia y por ende poco visitadas. Cualquier subida dura aquí más de cuatro horas y se vuelve complicada por la cantidad de cascajo suelto y por la exposición al sol.

Biokovo
Alan Čaplar

La parte central del Biokovo es la más alta y la más interesante para los excursionistas, ya que, además de numerosas sendas de montaña, existe una carretera asfaltada hasta la cumbre Sveti Jure. Aquí es posible alojarse también en dos albergues de montaña. Entre todos los picos del Biokovo, el más alto Sveti Jure (1762 m) es un tanto especial. Se encuentra cerca de la pintoresca iglesia de San Jorge y es dominado por una antena de televisión. Visto que se trata de la segunda cumbre más alta de Croacia –después de la del Dinara– y que dicha antena mide 90 metros, el ápice de ésta representa el punto sólido más alto del país. La cumbre ofrece una excepcional vista panorámica al interior y a las islas. Si el tiempo lo permite, se pueden apreciar también las montañas de Bosnia-Herzegovina y el Monte Gargano en Italia. El Biokovo se puede cumbrear siguiendo, por el flanco litoral, la senda de Makro a través de Vošac o la de Veliko Brdo y Bašković a través de Lokva. Por el flanco continental, en cambio, tenemos la senda desde Milić o desde la cima Turija. También lleva a la cumbre una carretera asfaltada de 23 kilómetros. El comienzo de esta carretera del Biokovo, al igual que la entrada principal al parque natural del mismo nombre, se encuentra en el kilómetro seis de la nacional Makarska – Vrgorac.

 

Las mejores vistas al mar y a las peñas del Biokovo son las que ofrece el pico Vošac. Esto se debe al hecho de que el Vošac, con sus 1421 metros de altura, está a tan sólo 2100 metros del mar, lo que permite a los visitantes disfrutar de una perspectiva de pájaro sobre las poblaciones y las playas de la costa de Makarska y sobre el mismo pueblo de Makarska. Vošac es un lugar de descanso predilecto para montañeros y excursionistas porque hay dos rutas señalizadas que lo comunican con Makarska. La misma cumbre cuenta también con un albergue de montaña.

Biokovo
Alan Čaplar

Conviene advertir a todos los excursionistas a Biokovo que las subidas desde la costa suelen ser largas y agotadoras, expuestas al sol, de modo que deben realizarse al amanecer. Debido al terreno difícil no es recomendable subir la montaña en condiciones climáticas adversas (niebla, viento fuerte, nieve) y uno debe preparar bien la salida. Siempre debemos llevar una cantidad suficiente de agua, ya que no la hay en el monte. No obstante, visitas al Biokovo son garantía de una experiencia única e imprescindible tanto de la montaña como del mar.