Hum en la isla de Vis

Hum en la isla de Vis

La corona de la isla detenida en la eternidad

Cuando viajamos por el mundo descubriendo sus maravillas, a menudo se nos olvida reparar en lugares mágicos que tenemos al alcance de la mano, lugares de los que es fácil enamorarse y los cuales, aunque quisiéramos, resulta imposible borrar del corazón y de la memoria. Estos lugares en seguida nos seducen por un sinfín de detalles, mucho más especiales que los que se pueden captar en ninguna postal. Precisamente una belleza como la que posee la isla de Vis es lo que busca todo amante de la magia mediterránea.

Svjetionik Stončica
Alan Čaplar

Vis es una isla orientada al mar abierto, una de las más alejadas del continente de la Dalmacia central. Aunque se trata de una isla relativamente pequeña, de 18 kilómetros de largo y 9 de ancho, es bastante montañosa –superando la altura de 500 metros– y cuenta con una buena red de sendas para el montañismo.

 

El rasgo principal del relieve local lo constituyen los tres acantilados rocosos que parten de la sierra sobre la localidad de Komiža, en la parte occidental de la isla, y en los que también se encuentran los picos más altos: Hum y Mali Hum. De estos acantilados se separan en dirección de la localidad de Vis unos peñascos que gradualmente descienden hasta el mar. La cumbre más alta de la isla es Hum (587 m), pero el principal destino de los montañeros es la capilla del Espíritu Santo cerca de esta cima. Desde la capilla se abre una vista a Komiža justo debajo, a la isla Biševo en el mar y, a lo lejos si el tiempo lo permite, al islote volcánico Jabuka.

Vis
Alan Čaplar

Además de rutas marcadas que suben desde Podšpilje, Vis y Komiža hasta la capilla del Espíritu Santo, casi todos los caminos antiguos de la isla tienen señalizaciones que permiten numerosas opciones de travesía. Es especialmente atractivo el recorrido transversal de la isla, desde Vis, pasando por las grutas de Tito y la cumbre Hum, hasta Komiža. Esta excursión dura aproximadamente cinco horas. El camino se emprende en Vis, justo donde se bifurcan la antigua y la nueva carretera a Komiža (a 1 kilómetro del puerto de Vis). La ruta primero sube durante una hora hasta alcanzar el lomo de la isla, lo atraviesa, y lleva a una aldea de nombre peculiar: Žena Glava, es decir mujer-cabeza.  De la parte alta de la aldea se sube de nuevo entre las casas y se vuelve al acantilado en el que se van abriendo unas vistas cada vez más magníficas.

 

Un lugar de interés especial en el monte de Hum son las grutas de Tito. Se trata de dos grutas pequeñas, sin adornos, con entradas parcialmente cerradas con tabiques, en las que Josip Broz Tito y otros dirigentes partisanos permanecieron en la clandestinidad durante unos meses durante la Segunda Guerra Mundial (1944). A las grutas se accede por un camino con 275 escalones. La ruta de travesía que une Komiža y la cumbre de Hum es bastante más escarpada y no se recomienda recorrerla en los meses de verano cuando está expuesta al sol.

Vis
Alan Čaplar

Encima de la localidad de Vis se encuentra también otro destino de montaña interesante. Es el refugio de San Andrés, construido en un pico que domina el puerto de Vis. Existen dos sendas igualmente bonitas y agradables que suben del puerto al refugio y esta excursión se puede realizar como un paseo circular. Las dos rutas cruzan la circunvalación de Vis y serpentean por los laterales del monte de San Andrés. Ninguna de las dos alcanza la cima, sino que terminan en el camino de macadán que pasa detrás de ella. De este camino se separa otra pista rural por la cual se llega al refugio de San Andrés tras diez minutos de subida leve. El refugio ofrece una vista panorámica de la mayor parte de la isla de Vis, y también del mismo pueblo de Vis – ¡a vista de pájaro!