Kalnik

Kalnik

La muralla rocosa al borde de la llanura de Prigorje

La excursión al Kalnik es una opción excelente para cualquiera que desee conocer algo nuevo y extraordinario. A diferencia de la mayoría de las otras montañas en la región de Hrvatsko zagorje o en su zona limítrofe, en el Kalnik encontramos unas llamativas rocas verticales que, ubicadas al borde de una gran llanura, ofrecen magníficas vistas panorámicas. Las rocas de Kalnik se extienden en forma de una gran muralla dentada, creando una escena inusual para los que contemplen el Kalnik por el sur, desde la dirección de Križevci.

Kalnik
Alan Čaplar

El Kalnik se encuentra en el límite entre las regiones de Zagorje, Prigorje y Podravina, a 80 kilómetros de Zagreb. Aquí nos espera un interesante mundo forestal, una ruta didáctica y las ruinas de dos fortificaciones antiguas. La más pequeña, Mali Kalnik, se encuentra en la cima más pequeña y  la Veliki Kalnik en la más grande. Veliki Kalnik en su día llegó a servir de palacio real. Fue en la época del rey Segismundo, cuya esposa Bárbara de Celje –inmortalizada en las leyendas como “la reina negra”– solía venir aquí. Esta fortaleza se menciona por primera vez en el siglo xiii, y sabemos que consistía de tres partes. La primera fue construida en la época de las invasiones tártaras y fue durante un tiempo el refugio del rey Bela iv, a quien se relaciona con la leyenda de los “hidalgos de las ciruelas”. Según esta tradición, los habitantes de los pueblos debajo del Kalnik alimentaron al rey con sus ciruelas y a cambio recibieron títulos nobiliarios.


Al planificar una subida al Kalnik hay que tener en cuenta que el monte se encuentra apartado y aislado de las principales vías de comunicación. Los que viajan en coche pueden usar la carretera que lleva hasta el mismo albergue de montaña, subiendo por el camino unas cuestas bastante empinadas, de hasta 18 por ciento de inclinación. Esta carretera al albergue se separa de la nacional Križevci – Gornja Rijeka y pasa por los pueblos de Sudovac y Kalnik.

Kalnik, vrh Vranilac
Alan Čaplar

La mayor parte de los visitantes sube en coche hasta el albergue y hace senderismo a partir de aquí. Es especialmente interesante recorrer la ruta didáctica circular que pasa por Vranilac, la cumbre del Kalnik. Esta ruta de cinco kilómetros se anda con un paso vivo en unas dos a tres horas. La pista cuenta con una decena de placas informativas con descripciones de fenómenos de interés.


La cumbre Vranilac, la más alta de este monte, probablemente debe su nombre a la planta de orégano, aquí conocido como vranilova trava. Su punto más elevado, de 643 metros de altura, lleva un vértice geodésico y tiene, un poco más abajo, una antena de televisión que se ve desde lejos. Desde esta cumbre hacia el noreste sobresalen del terreno una serie de picos de roca a los que los montañeros llaman “los siete dientes”. Hasta Vranilac se puede subir por los dos flancos del monte. En el flanco septentrional el acceso requiere bastante experiencia de escalada, de modo que es mejor usar tanto para la subida como para la bajada de la cumbre la carretera que lleva hasta la antena por el flanco meridional. También se puede subir escalando “los siete dientes”, pero esta opción sólo es recomendable para montañeros experimentados, ya que algunos tramos cuentan con sirgas y anclajes al estilo de las auténticas pistas de alpinismo. 

Veliki Kalnik
Alan Čaplar

Además de la ruta didáctica, Vranilac o Veliki Kalnik, desde el albergue de montaña podemos visitar también el pico Peca (a 40 minutos) o el cautivador cañón Vratno (a una hora y media). El primero es conocido por la diversidad de su vegetación y el segundo por un albergue de caza, una zona de recreo, el cercano mirador Škrinja y tres cuevas cercanas.

 

Otra opción muy interesante es la subida a Mali Kalnik (a 40 minutos de marcha), un pico rocoso con las ruinas de Pusti grad. La cima de Mali Kalnik está, además, protegida como reserva botánica especial. Las señalizaciones desde Mali Kalnik hasta Vranilac y el albergue de montaña son mejores y el camino es agradable porque se mantiene a una altura uniforme y a la sombra del bosque.