Kozjak

Kozjak

El mirador más bonito de Kaštela

Kozjak es una montaña con dos caras completamente distintas. Del lado del mar asemeja una imponente barrera rocosa que se eleva sobre la bahía de Kaštela y del lado continental una meseta ondulada que termina con un borde abrupto  inclinado hacia el mar. En el mismo borde de la meseta, con una altura media que oscila entre 600 y 700 metros, se encuentran los principales picos de la zona. Éstos se extienden en una hilera de 16 kilómetros, desde el collado Malačka hasta el acantilado Markezina greda junto a Klis.

Klis, Kozjak
Alan Čaplar

Kozjak es un monte muy accesible ya que existen caminos antiguos desde cada uno de los siete pueblos llamados Kaštela, así como desde Solin y Klis. Todos ellos cuentan, además, con balizas para montañeros. La accesibilidad del Kozjak, buena comunicación, subidas cortas y fácil orientación hacen que una visita a este monte resulte interesante y atractiva no sólo a los amantes del montañismo, sino a muchos turistas del litoral. La mayor parte de las sendas son interesantes por sus diversas formas de salvar la barrera rocosa de Kozjak y por ofrecer, al mismo tiempo, magníficas vistas al mar y a los Kaštela. Aunque las subidas suelen ser fáciles y cortas (de una a dos horas), es necesario realizarlas por la mañana, sobre todo en verano cuando las sendas están más expuestas al sol. Cabe señalar que el Kozjak figura en la ruta de travesía que conmemora la Cuna de la soberanía croata y en la llamada ruta de Solin. 

Kaštela i Split sa Kozjaka
Alan Čaplar

El flanco litoral del Kozjak, el que se eleva sobre Kaštela, es muy diferente del flanco continental. La roca del Kozjak se extiende a lo largo de todo el monte y se clasifica entre las rocas más largas de toda Croacia. Contemplada desde Split, esta roca, cuya altura oscila entre 50 y 250 metros, llama la atención y brinda dramatismo  a la bahía de Kaštela. El piedemonte del Kozjak lo recorre una vereda ancha, el principal eje de acceso al refugio Pod Koludrom y al albergue Putalj.


El Kozjak cuenta con cinco instalaciones  de montaña. Todas ellas, al igual que las cimas del monte, ofrecen bonitas vistas de la bahía de Kaštela y de la ciudad de Split. Los puntos más atractivos para los montañeros son los picos Sveti Ivan Biranj, Veli vrh y Sveti Juraj. Sveti Ivan Biranj (631) es la cumbre más alta de la parte occidental del Kozjak, de fácil acceso por una senda desde el collado Malačka (subida de una hora). Aquí se encuentra la pequeña iglesia de San Juan, venerado como santo patrón del pueblo de Kaštel Lukšić. 

Kozjak, Sv. Luka
Alan Čaplar

La ruta que sube a la capilla de San Lucas, situada junto a la cima principal Veli vrh, parte del albergue de montaña Putalj y se recorre en una hora. Esta ruta se adentra entre peñascos escarpados, atraviesa un barranco, sigue las cárcavas y surcos de roca, para subir de manera cada vez más brusca por un corredor hasta el lomo del Kozjak. Un tramo cuenta con una sirga  que ayuda a flanquear el paso, aunque éste no sea complicado. El camino finalmente sale a la parte alta del monte entre Veli vrh y la capilla de San Lucas. Continúa entonces por la cresta hacía el suroeste hasta el pico Sveti Jure (676 m), el más alto en la parte oriental del monte. Aquí se encuentra una centralita telefónica y la capilla de San Jorge, construida sobre las murallas de piedra de una fortificación prehistórica, rodeada de lápidas medievales.

 

El Kozjak seduce con sus vistas panorámicas de la bahía de Kaštela. Además, en casi todos los picos o debajo de ellos se encuentran restos de interés histórico, capillas o yacimientos arqueológicos, lo que convierte el paseo por este monte en un viaje por el tiempo y el espacio, un viaje impregnado de rica cultura e historia fascinante.