Mosor

Mosor

La poderosa joya kárstica a un paso de Split

Al igual que las demás montañas en los Dinárides, el Mosor se extiende del noroeste al sudeste, paralelo a la costa adriática. Gracias a su altura, ofrece vistas excepcionales al mar abierto y a las islas. Las cimas altas del Mosor no tienen peñascos verticales como muchas de las cimas alpinas ni bosques frondosos como los montes del interior. Aun así, tienen todo lo necesario para conquistar a cualquier amante de la montaña y atraerlo de vuelta una y otra vez.

Poljica s Mosora
Alan Čaplar

Mosor es un alto monte kárstico que domina el espacio entre Split y Omiš. Separado del Kozjak por un desfiladero profundo llamado Klis, Mosor se extiende al sureste hasta el río Cetina. La cumbre más alta, Veliki Kabal, se eleva 1339 metros sobre el mar y la longitud total de la montaña es de 25 kilómetros. Su principal eje es una cresta rocosa, blanca por la piedra caliza sin vegetación, de la que bajan por ambos lados unas laderas escarpadas. La falda septentrional se caracteriza por numerosas grietas, sumideros profundos y simas kársticas, sobre todo alrededor del pico aislado llamado Jabukovac, mientras la falda meridional se caracteriza por depresiones que bajan gradualmente formando terrazas . La parte occidental del Mosor abarca la parte del peñasco entre la garganta de Klis y el collado Ljubljanski prijevoj, siendo los picos más altos de este tramo los Debelo brdo, Plišivac y Kunjevod. La parte central del Mosor, la más alta y más visitada, es la zona que rodea un macizo sobresaliente en el cual destacan los picos Ljubljan y Veliki Kabal. La parte oriental de la montaña se extiende desde el collado Ljuto kame hasta el río Cetina y aquí se elevan los picos Botajna, Sveti Jure (Kozik) y Lišnica.

Mosor
Alan Čaplar

El Mosor ha llamado desde antaño la atención de los montañeros, alpinistas y espeleólogos. En días de buen tiempo sus cumbres ofrecen impresionantes vistas panorámicas, en las que lo más bonito sea quizás contemplar los contornos familiares de la ciudad de Split. Una serie de rutas balizadas ofrecen numerosas opciones de recorrido, desde paseos fáciles de media jornada hasta trayectos de varios días que representan un desafío mayor. Las principales vías de acceso a las cumbres del Mosor parten de la localidad de Sitno Gornje, comunicada con Split con una línea de autobuses municipales. El albergue Umberto Girometta queda entonces a menos de una hora de marcha y cuenta con señales que indican la dirección de varias cumbres atractivas y otros puntos de interés.

 

En el flanco septentrional de la montaña, junto a Dugopolje, encontramos el fenómeno kárstico más llamativo del Mosor y los alrededores: la gruta Vranjača. La Vranjača dispone de dos salas, la primera desprovista de espeleotemas y conocida desde el siglo xix, y la segunda rica en adornos espeleológicos de diferentes formas y colores, descubierta en 1903 por el propietario del terreno Stipe Punda. La extensión total de los canales subterráneos ronda los 360 metros.

Mosor
Alan Čaplar

Hay que tener en cuenta que el terreno kárstico, el calor y la exposición al sol hacen que las excursiones resulten extenuantes en verano, de modo que las subidas deben realizarse temprano por la mañana, evitando travesías largas al mediodía y durante las primeras horas de la tarde. Debido a su carácter kárstico, todo el Mosor es árido, con la excepción de algún manantial o charca  solitarios, de modo que es imprescindible siempre abastecerse de agua suficiente para el trayecto. No obstante, visitas bien preparadas son garantía de una experiencia única e imprescindible tanto de la montaña como del mar.