Osoršćica

Osoršćica

Siguiendo los pasos del heredero austríaco por las cumbres de Lošinj

Las islas de Lošinj y Cres están entre las más montañosas de toda Croacia y no sorprende que llamaran la atención de los montañeros en el siglo xix. El monte Osorščica se eleva 589 metros sobre el mar y fue visitado ya en 1889 por el heredero austríaco Rodolfo II. En cuanto a la práctica del montañismo, debido a la belleza de sus vistas, su fácil acceso y el albergue en su cresta, Osorščica es una de las montañas más atractivas, si no la más atractiva de todas las islas croatas. Además del mar a sus pies, el acantilado de Osorščica ofrece una bella vista de toda la longitud del monte Velebit. Ésta posiblemente sea la mejor vista del Velebit en general. 

Osoršćica
Alan Čaplar

El Osorščica se puede visitar durante todo el año, y numerosos turistas que descansan en la isla de Lošinj aprovechan la oportunidad de hacerlo. Se trata de la típica montaña kárstica, hecha de piedra caliza, que reúne todos los rasgos habituales en montañas litorales o insulares. Su nombre se debe a la localidad de Osor, situada justo debajo del monte. Es interesante, sin embargo, que esta población ya no está en la misma isla de Lošinj, sino en la vecina Cres. El nombre fue acuñado en tiempos cuando Osor todavía no estaba separada de Lošinj por el actual canal marítimo Kavada, abierto posteriormente para permitir el paso de los barcos.


Las principales sendas hacia el Osoršćica salen de Osor y de Nerezine, localidad en la costa oriental de Lošinj. La subida a la cumbre Televrin comienza en Lošinj, en la ampliación de carretera junto al puente móvil que separa esta isla de la de Cres. Las señalizaciones primero siguen la carretera y pasan por el bosque hasta llegar a una peña agreste llamada Mazova gora, donde se encuentra el refugio de San Gaudencio (274 m). El refugio lleva el nombre de un santo, el obispo medieval de Osor que murió en 1050 y que, según cuenta la leyenda, había vivido como hermitaño en una gruta debajo de Televrin. Desde este refugio se extiende una vista panorámica a tres lados y, gracias a su distancia de poblados y alumbrado, este lugar es también idóneo para la contemplación del firmamento nocturno.

Osoršćica
Alan Čaplar

Por el peñasco de Osoršćica transcurre una senda de tránsito fácil que lleva hasta la cumbre más alta de Lošinj llamada Televrin. En un tramo del camino es necesario agarrarse puntualmente a la roca, pero el paso no es difícil ni peligroso. Desde la cumbre la ruta balizada baja por una bellísima alameda de pinos. A mitad del camino hacia la localidad de Sveti Mikula la ruta se bifurca y ofrece acceso a la gruta de San Gaudencio, donde, según la tradición, el asceta pasó una temporada retirado del mundo.

 

Por la senda de Nerezine se sube serpenteando durante una hora y media, se pasa por un área de descanso y se llega a la cumbre de Sveti Mikula (557 m). Desde esta cima podemos disfrutar de una vista panorámica al mar y a la parte meridional de la isla, tratándose, sin duda, del pico más bonito de Lošinj. En él se encuentra también una capilla de piedra tallada.

 

La red de sendas permite también realizar una interesante excursión longitudinal desde Osor, pasando por Osoršćica, hasta Nerezine. Este trayecto requiere entre cuatro y cinco horas de marcha. Además de las sendas en Osoršćica, existe una serie de rutas por toda la isla que completan la oferta turística local. Es por eso que, si se dirige  a las cumbres de Lošinj, seguramente regresará lleno de bellas impresiones que no se borrarán con el baño en el mar al final de la excursión.