Papuk

Papuk

Tesoro montañés en la llanura de Eslavonia

Cuando se habla de Eslavonia, esta región es casi siempre presentada como un amplio espacio llano. No obstante, tal imagen simplista de Eslavonia es “estropeada” por una sierra de montañas boscosas que, como una gigantesca herradura natural, rodea el fértil valle de Požega, el llamado Valle dorado. Es cierto que las montañas de esta parte de Croacia no tienen peñascos impresionantes ni cumbres puntiagudas, pero por eso precisamente aquí se pueden apreciar en su peno esplendor los mundialmente conocidos bosques de Eslavonia. También estas montañas tienen alicientes de sobra para fascinar al visitante.

Papuk, Jankovac
Alan Čaplar

En los tiempos del antiguo Mar de Panonia las cimas del monte Papuk sobresalían del nivel del agua como islas, y hasta hoy en día se conservan a lo largo de la montaña vestigios importantes del pasado geológico de estas tierras. Las rocas de Papuk y los fósiles que éstas guardan son testimonio sin igual en toda Croacia de los tremendos cambios geológicos en la historia de nuestro planeta. Sin embargo, los principales rasgos de la sierra no son en la actualidad unas rocas agrestes, sino una naturaleza dócil. Cabe señalar también que el Papuk es uno de los entornos naturales mejor conservados de Croacia, y que sus laderas y sendas ofrecen amparo a todos los que desean encontrar paz y descanso en la naturaleza intacta. El idílico valle de Jankovac, el lugar más bonito de la sierra de Eslavonia, es una verdadera maravilla en la montaña.


Jankovac es lugar de reunión, convivencia y recreo en el Papuk. En este valle, en un espacio reducido, encontramos prados encantadores, dos lagos artificiales y un potente manantial de montaña. Encima del valle se sitúa una roca con dos grutas interesantes y debajo de ella, otra roca con una cascada de 30 metros de altura. Todo este valle recibe el nombre del ilustre Josip Janković, quien abandonó una vida lujosa en Viena y, atraído por la naturaleza salvaje, se instaló en las faldas boscosas del Papuk.

Jankovac
Alan Čaplar

La mejor manera de conocer el Jankovac es dando un paseo a la sombra de un bosque hayas centenario. La didáctica Grofova staza –la senda del conde– comienza junto al albergue de montaña, bordea los lagos y sube paulatinamente por el bosque hasta el actual manantial del arroyo Jankovac. Encima de la fuente se encuentran dos cuevas, una de ellas el antiguo escondite del bandolero local Maksim Bojanić, y la otra el lugar del último reposo del conde Janković. Un paseo por la senda del conde en seguida nos lleva al llamado cementerio de los vidrieros, lugar donde fueron enterrados los primeros habitantes del valle de Jankovac, los vidrieros que aquí se trasladaron en el siglo xviii desde el actual territorio de Austria. Sin duda vale la pena continuar el paseo hasta la cascada Skakavac, la más grande de toda Eslavonia. Durante varios miles de años el agua ha salpicado la roca caliza creando una impresionante barrera de tobas. El tamaño y la fuerza de la cascada oscilan con el caudal. Al pie de la cascada las aguas de este arroyo se mezclan con las aguas del Kovačica, para precipitarse juntas por un barranco rocoso y seguir su cauce hacia el norte.

Jankovac
Alan Čaplar

Jankovac puede visitarse desde dos direcciones. La entrada principal al parque natural Papuk se encuentra del lado meridional, en Velika, donde hay también un centro informativo. Cerca del centro, pasada la iglesia de San Augustín, encontramos unas fuentes de agua termal –las termas de Velika– desde las cuales se extienden varias sendas balizadas hacia el interior del Papuk. Del otro lado, el septentrional, se puede llegar a Jankovac por la carretera desde Slatinski Drenovac. Los excursionistas interesados en montañismo tienen a su disposición numerosas y agradables rutas señalizadas, entre las cuales cabe destacar la que pasa junto al pico rocoso de Lapjak y la que atraviesa Duboka, la vaguada del arroyo Dubočanka.