Učka

Učka

Orgulloso guardián de Istria y de Kvarner

Učka es el único monte en los Alpes Dináricos que se extiende del noreste a sudoeste, perpendicular al resto de los Dinárides. Laderas escarpadas en las que se alternan peñascos, bosques y praderas con amplias vistas panorámicas, numerosos manantiales y poblaciones, su ubicación aislada y la cercanía del mar hacen que el Učka sea un destino único y especial. Es bonito contemplar este monte a lo lejos, desde el interior de Istria, desde la ciudad de Rijeka o de la región de Gorski kotar o, por el contrario, desde las islas de Kvarner. Por supuesto, es todavía más bonito recorrer su interior, tarea fácil gracias a la densa red de sendas de montaña que atraviesan todo el Učka.

Učka
Alan Čaplar

El Učka delimita la península de Istria al este, separándola definitivamente del resto de la región litoral de Primorje. Se extiende a lo largo de veinte kilómetros desde el collado de Poklon hasta la bahía de Plomin, donde se precipita al mar. Aunque sus cumbres no son excepcionalmente altas, sus laderas escarpadas y el hecho de encontrarse junto al mar hacen que el Učka parezca mucho más alto de lo que realmente es. No obstante, la subida desde el mar hasta la cumbre no es corta ni sencilla, ya que se salvan 1400 metros de altura sobre el nivel del mar.

 

El principal destino de excursionistas en el Učka es el collado Poklon, al que llevan caminos desde todas las poblaciones litorales: Opatija, Ičići, Ika, Lovran, Medveja, Mošćenička Draga. El trayecto desde la costa de Istria hasta el Poklon requiere entre dos y tres horas de marcha, independientemente del punto de partida. No obstante, para los que desean conocer lo más fascinante –la cumbre del Učka–, lo idóneo es dirigirse en coche hasta Poklon y luego emprender la caminata hacia el pico de Vojak. El collado de Poklon es el lugar del que por primera vez se avista el mar y la ciudad de Rijeka, por lo que ha sido desde antaño un lugar predilecto para el descanso. Los peregrinos que desde aquí divisaban la colina de Trsat solían arrodillarse para saludar a la Virgen de Trsat. El recuerdo de esta costumbre permanece en el nombre del collado, ya que poklon en croata significa reverencia.

Učka 1600
Alan Čaplar

Contemplando el monte Učka desde lejos, uno en seguida llega a la conclusión de que su cumbre proporciona un mirador excelente. Las vistas desde Vojak son, de hecho, unas de las más impresionantes en Croacia, ya que no hay en los alrededores otras elevaciones más altas que obstaculicen la panorámica. En días despejados y soleados la vista abarca toda la península de Istria, el golfo de Kvarner con sus islas, las montañas de Gorski  kotar, el monte Velebit, y con frecuencia alcanzan también los Alpes e Italia. La cumbre del Učka tiene la forma de un acantilado alargado y escarpado que por un lado se precipita al llano de Čepićko polje y por el otro lado al golfo de Kvarner. La cumbre es fácil de identificar por una torre circular de piedra, cuya azotea sirve de mirador y el interior de tienda de recuerdos.

 

Desde el Poklon hacia el noreste el Učka se convierte  en el monte Ćićarija, de aspecto muy diferente al de aquél. Ćićarija no es tan escarpado y se trata, más bien, de una amplia meseta con varias cumbres poco pronunciadas, entre las cuales serpentea el camino de montaña que une una decena de aldeas pintorescas.

Učka
Alan Čaplar

De todas las atracciones que merecen una visita en el Učka, la más interesante es el cañón de Vela draga, cerca de la entrada istriana del túnel Učka. Resulta fácil conocerlo porque la bajada se realiza por una senda geológico-didáctica. Si el cañón se visita los fines de semana o en verano, se pueden ver numerosos montañeros haciendo escalada, ya que Vela draga es uno de los lugares más atractivos en Croacia para los aficionados a esta modalidad.

 

La gran cantidad de precipitaciones ha contribuido a que el monte Učka se diferencie de todas las demás montañas litorales por su abundante vegetación. Las laderas orientales son conocidas por sus bosques de castaños, o maruni. Debido a su carácter singular el Učka fue declarado parque natural en 1999. Cada rincón de esta montaña ofrece algo nuevo y desconocido; es un destino ideal para los amantes de los desafíos de montañismo y escalada.