Velebit central – Dabarski kukovi

Velebit central – Dabarski kukovi

El cálido corazón de piedra del Velebit

En el relieve del macizo de Velebit, de 143 kilometros de largo, ocupan un lugar especial los Dabarski kukovi, cerca de la localidad de Baške Oštarije. Se trata de una serie de riscos agudos que de pronto emergen de los valles verdes cubiertos de bosques y prados, formando una especie de muralla paralela a la costa adriática. En esta fila recortada se destacan en especial los Bačić kuk, Kukaline, Butinovača, Kiza, Grabar y Ljubičko brdo. A lo largo de su piedemonte, al noreste, hay una serie de amplios valles  kársticos, siendo los más llamativos conocidos como dabar (Crni, Ravni y Došen dabar) o duliba (Bačić duliba y Crna duliba). Dabar y duliba son nombres en eslavo antiguo con los que denominar profundas depresiones boscosas.

Velebit, Vrh Kize
Alan Čaplar

Un recorrido longitudinal por el lomo de Dabarski kukovi representa un desafío alpinista casi imposible. Pese a la ruta marcada que se extiende por la mayor parte del peñasco, el recorrido requiere considerable destreza y, aun así, su forma recortada impide el paso en varios puntos.

 

No obstante, los Dabarski kukovi son perfectamente accesibles desde Baške Oštarije por las sendas que ofrecen una aproximación fácil y agradable a la zona somontana, y a la consiguiente subida. En el flanco noreste se extiende una bonita pista forestal que lleva a Crni y Ravni dabar. Una ruta alternativa desde Baške Oštarije, un acceso todavía más fácil al valle de Ravni dabar, es el camino de Premužić que va desde Zavižan hasta Oštarije. Un punto de referencia en la visita a los Dabarski kukovi y las depresiones dabar es el albergue de montaña en Ravni dabar.

 

El principal centro de turismo de montaña y el punto de partida para excursiones por el Velebit es la localidad de Baške Oštarije. Se trata de una localidad situada en el importante puerto de montaña entre Gospić y Karlobag. El mismo collado de Oštarije es hogar de un peculiar monumento de piedra en forma de cubo, el kubus, erigido en 1846 por ocasión del término de las obras en esta crucial vía de montaña. Desde aquí se extiende una bella vista al mar, pero el lugar está expuesto al fuerte viento bura, motivo por el cual el collado hoy se evita con un túnel de escasa longitud. En Baške Oštarije existen dos albergues de montaña y varias otras instalaciones para el alojamiento de visitantes.

Velebit
Alan Čaplar

Rutas señalizadas permiten subidas atractivas desde Baške Oštarije a una decena de picos en los alrededores. Las vistas más cautivadoras nos las ofrece la cumbre del Veliki Sadikovac (1286 m), que mira a la región de Lika. Éste se alcanza tras una subida de hora y media. Ljubičko brdo (1320 m), por otra parte, se ve desde Oštarije como un amplio cordal cubierto de hierba y coronado por rocas. Desde su cima se abre una vista panorámica, de las más bonitas de todo el Velebit, que abarca los picos del Velebit meridional, el mar, la región de Lika, Dabarski kukovi y el llano kárstico de Oštarijsko polje. La subida hasta aquí requiere unas dos horas. El pico más llamativo de los Dabarski kukovi es el Kiza (1274 m), situado en un peñasco de piedra caliza en el que se entrelazan cabezos  verticales e inclinados de distintas formas. Aunque su cima no es especialmente alta, el Kiza sirve de mirador muy agradable gracias a su ubicación sobresaliente. Al Kiza se llega en una hora y media desde Baške Oštarije. La subida al Bačić kuk (1304 m), el pico más destacado en la fila de Dabarski kukovi, comienza en la depresión Bačić duliba, al igual que la subida al monte de pastos llamado Budakovo brdo (1317 m). Cerca se encuentra también el hábitat de la especie endémica de degenia velebitica.

 

El que visite los Dabarski kukovi con el corazón abierto y tenga la suerte de gozar de buen tiempo y vistas amplias, descubrirá otras numerosas atracciones que merecen ser contempladas y admiradas, y guardará esta excursión como un recuerdo bello e inolvidable.