Velebit septentrional

Velebit septentrional

Desde Zavižan por la senda de Premužić hasta Rožanski kukovi

La diversidad de las formas cársticas, la flora, la fauna y los paisajes en un espacio reducido convierten la cima del Velebit septentrional en uno de los oasis de montaña más cautivadores de los Dinárides croatas. El Velebit septentrional es el parque nacional más joven  de Croacia y cuenta con cuatro zonas bajo protección especial: la reserva estricta Hajdučki y Rožanski kukovi, la reserva botánica Visibaba, el habitat de la especie endémica Sibiarea croatica y, por último, el jardín botánico del Velebit.

Velebitski botanički vrt
Alan Čaplar

Con el fin de conservar y estudiar la flora local, a iniciativa del Dr. Fran Kušan se creó el jardín botánico del Velebit en la cercanía inmediata de Zavižan. Situado a una altura de 1480 metros sobre el mar, su centro ocupa el valle de Balinovačka ponikva, circunvalado por una calzada de 600 metros de longitud. Aquí se encuentran alrededor de 500 especies de plantas, algunas de ellas autóctonas y otras trasplantadas de otras partes del monte. Entre éstas están también una serie de especies raras del Velebit.


Sería imposible imaginar la estancia en el Velebit septentrional sin la subida a alguno de sus picos más destacados, con maravillosas vistas a las islas de Kvarner, a otros picos y a la región continental de Lika. Es precisamente el panorama que se extiende con buen tiempo desde los picos de Zavižan lo que deja al visitante sin aliento. Acceder a estos picos no es tarea difícil ya que existen carreteras y sendas señalizadas en el piedemonte.

Sjeverni Velebit, Planianrski dom Zavižan
Alan Čaplar

Los principales puntos de partida para la ascensión son el albergue de montaña Zavižan y los refugios Alan y Mrkvište. Desde la cuenca de Zavižan parten rutas balizadas hacia los picos de Veliki Zavižan (subida de una hora), Balinovac (subida de media hora), Vučjak (situado encima del albergue de montaña), Zavižanski Pivčevac y Mali Rajinac (subida de entre dos y tres horas). Lo más bonito, sin embargo, es seguir el camino de Premužić hasta el corazón de Rožanski y Hajdučki kukovi . Este singular paisaje rocoso se encuentra protegido como reserva estricta, la forma más rigurosa de conservación natural en Croacia. La senda de Premužić es, sin duda, el paseo más bonito del país, muy popular por el hecho de que permite también a visitantes con una condición física relativamente baja explorar los rincones más bonitos del Velebit.

Sjeverni Velebit, Pasarićev kuk i Jerković dolac
Alan Čaplar

La principal característica del Velebit Septentrional es el relieve cárstico con una serie de cabezos redondeados, grandes y pequeños, con sumideros y socavones de forma más o menos regular, con simas y con prados de montaña. No obstante, suele permanecer oculta a miradas curiosas la riqueza del mundo subterráneo kárstico. Hasta la fecha han sido descubiertas y parcialmente exploradas en el seno de Rožanski i Hajdučki kukovi dos simas de más de mil metros de profundidad. Esta zona es considerada uno de los lugares espeleológicos más interesantes del mundo.

 

Además de Zavižan y de Rožanski y Hajdučki kukovi, entre los lugares más atractivos del parque nacional se encuentran también Alan y Veliki Lubenovac. El área alrededor de Veliki Alan (1414 m), uno de los principales collados en el Velebit, impresiona con la belleza de amplias praderas, torcas y barrancos por encima de los cuales se elevan sus cumbres pintorescas. En la cercanía inmediata de Alan está Mirovo, antaño un asentamiento de temporada y hoy en día un amplio prado con restos visibles de vallas de piedra y antiguas moradas de verano. Una imagen igualmente idílica se aprecia en el valle kárstico de Veliki Lubenovac, sobre el cual se yerguen las vertientes blancas de Veliki Kozjak.

 

Debido a su belleza especial, la diversidad de sus paisajes y la amplitud de las vistas que ofrece, el Velebit Septentrional garantiza a cada visitante unos recuerdos inolvidables.